Tu Divinidad


Ausente de tus horas,
vacía de tus nanas
tus cuitas y ternuras,
Sin ti Dios mio,
mi alma es solitaria.

Ausente de tus rezos,
distantes tus palabras,
me acerco hacia el abismo,
¡OH DIOS,
rescata ya mi alma!

Ausente, más no sé
por qué gran misterio
me regreso a tus pisadas,
¿Será acaso,
OH DIOS MIO,
Tan grande amor,
tu me separas?
Ausente, distante y dolida,
cicatrizan mis heridas,
tu eterna voz
que nunca calla.

En un tiempo distraida,
por aquellas sombras
que en vano separarme
de tu presencia
procuraban.
Ausente, más no sé
porqué misterio,
siempre constante,
a tu presencia regresaba.

Es tan grande tu misterio,
siempre eterna tu mirada,
que aunque a veces
estuviese ausente y distraida
todo mi ser a tu divinidad
mi alma con paciencia
temerosa siempre aguarda.


Miriam Ramos Ramos
Counter
Mis Poemas - Miriam Ramos