SENSACIONES

Hilvanaba un pensamiento,  de luz y de poesía
pensaba y se extasiaba, inquieta el alma mía.

Un aura de misterios, fugaces fantasías
silencios evocados, ¡sombras repentinas!

Así marcaba el tiempo, las horas de la vida
minutos endiosados,  segundos en cuclillas.

Todo era fugaz, ¡de pronto! y sin medida
¡la sombra del minuto, crecía y se reía!

Oí la voz del viento, en súplicas vertidas
“se está muriendo lenta, aquella luna antigua”.

Y yo en la penumbra, sintiendo que sentía
apresuré el letargo, saciándome la huida.

Y me vestí de ángel, gaviota y golondrina
azules y rosadas, mis alas invertía.

Antes de que cayera, en páramos la lira,
apacigüé el minuto, ¡besándome la vida!

Oí la voz del viento, en gratitud vertida
“parece que la luna, despierta amanecida”.

Entonces la secuencia, de ideas encendidas
se bautizó en fragmentos, de luz y de poesía.

¡Y prosiguió muy cautelosa,
erguida el alma mía!


©Miriam Ramos Ramos

Counter