Counter
Mis Poemas - Miriam Ramos
Madre Mía, Bendíceme
a mi madre Ana Maria



1
Madrecita que estás ausente,
que tu bendición esté presente.
Madre mía que en el cielo
te paseas muy paciente,
esperando a que tus hijos
junto a ti, algún día
se reúnan para siempre;
necesito hoy más que nunca,
tu consuelo y que me abraces.
en tu pecho fuertemente.

2
Madrecita de mi alma,
que vigiles, yo te pido
cada uno de mis pasos;
que tu santa bendición perdure
a través del tiempo y del espacio.

3
Madre, tú que te paseas,
junto a otras tantas,
cual María, ¡la Santísima,
que acunó a Jesús
en su regazo!;
no te olvides de esta niña,
la última que tus pechos
de madre amamantaron;
ésta que hoy acude
a tu recuerdo;
y a tu memoria,
como único consuelo
a sus penas y quebrantos

4
¡Cuánto extraño, Madre mía!
tus consejos siempre sabios,
tus avisos, tus alertas
y designios acertados.

5
Ha pasado mucho tiempo,
madrecita tan querida
que los cielos apartaron
de tus hijos y familia
tu física presencia…
pero entre nosotros,
el aura de tu ángel
entre brisas se pasea.

6
Un sentir ya muy profundo
sin palabras ya se acerca,
tu sonrisa que se asoma
¡madre mía! y me deleita.
Todos los pesares
ya se han ido,
un regalo ya se acerca,
desde el cielo yo recibo
¡esa bendición eterna!

¡Madre mía y la Santísima,
(la del Cristo) me protejan!



Miriam Ramos / 9/25/2012