Romance de luna negra


1
Tambaleándose la luna,
respira noches sin aliento
y destila en su garganta
enigmáticos misterios...
Va cayéndose en silencio,
agobiada y fatigada,
tal parece que la luna
estuviérase muriendo.

2
Va cansándose la luna
de observar los desaciertos,
las locuras desarmadas
de los vivos y los muertos;
y en su lengua amortajada
de universos natimuertos,
las estrellas solitarias
se bautizan sin recelo.
(Ellas nacen y se mueren,
mueren por seguir viviendo;
se recrean con la luna
en sus agujeros negros)

3
Arrastrándose la luna,
sabe que la están siguiendo;
las estrellas sigilosas,
las que nunca se fundieron,
las hermanas de la luna,
las que habitan en los sueños.
Va rindiéndose la luna,
ríe y llora sus desvelos






4
y sacude de su frente
los amantes que le huyeron,
las pasiones endiosadas
y los cáliz de los besos,
las culpas atrofiadas
de los turbios pensamientos.

5
Hoy la luna ya se rinde
desvestida de misterios,
ya se muere distanciada
de sus mágicos desvelos;
a lo lejos las estrellas,
(las que nunca se fundieron)
la contemplan y persiguen,
le arrebatan su silencio;
y la luna amortiguada
¡negra luna en destierro!
guiña un ojo a los amantes
que la miran desde lejos,
los amantes taciturnos,
que despiden a la luna
con canciones y con versos.

6
A lo lejos alguien canta,
alguien sueña, alguien vive,
alguien muere, alguien nace,
mientras el universo se rehace;
una luna negra muere
y otra blanca luna ¡renace!



©Miriam Ramos
Home / About / Banners / Menu / Mapa
Mis Poemas - Miriam Ramos