Home / About / Banners / Menu / Mapa
Mis Poemas - Miriam Ramos

Luna de Siglos



1
Muy señora luna antigua:
usted se excedió de luna.
Usted se tragó mis noches
paseando su cola de estrellas
sobre la espalda de mi silencio,
sobre mi frente-reloj de arena.

2
Sí, sí, mi señora luna traviesa;
no asombre su ojo sin eras,
ni esconda su sombra de plata.
Usted se fugó con mi lira,
también rebuscó mis quimeras,
usando un ropaje de diosa
hurgó en mis rosales de ceras.

3
Muy señora luna nocturna
vestida de galas absurdas;
usted se excedió de luna,
detuvo mi sol de aventuras
rasgando el zodíaco en mi piel
y deshizo mis citas a oscuras.

4
Usted se invitó a sí misma
en las festivas bodas arcanas  
donde danzaban en armonía,
musas y gnomos;
querubes y hadas
y usted por convite ofreció
migajas de sombra enemiga
y el fúnebre canto melancolía.

5
Señora luna que no envejece,
que siempre se pinta desnuda,
que lanza su estela inmediata
al río profundo dulce del alma;
usted se excedió de luna.
¡Que pena me da,
señora luna sin alba!

6
Permítame,
señora luna ¡tan mágica!,
lanzarle esta noche,
el sol en su cara.
Sepa que guardo
en mi almohada de sedas
una reserva
de lluvias doradas
y a esta fiesta nocturna
de areytos y sambas,
que casi comienza,
¡usted no se invita,
señora profana!

7
Tengo el silencio,
atado en mi cama
y tengo la noche,
despierta en llamas,
también el secreto
callado de Venus
sílbando pasión a mi espalda.
Esta noche, el reloj se detiene;
dos almas gemelas,
se encuentran y aman.
Se unen a ellos,
querubes, ninfas,
gnomos y hadas,
que ¡cantan y danzan!

8
¡Así que, señora luna de siglos!
recoja el pesar en su falda;
porque usted s
e excedió de luna
¡con tanta tristeza,
con tanta nostalgia!
y en esta noche
de fiestas y galas
(que casi comienza)
usted se retira
¡y se marcha de casa!


Miriam Ramos Ramos

Luna de Siglos



1
Muy señora luna antigua:
usted se excedió de luna.
Usted se tragó mis noches
paseando su cola de estrellas
sobre la espalda de mi silencio,
sobre mi frente-reloj de arena.

2
Sí, sí, mi señora luna traviesa;
no asombre su ojo sin eras,
ni esconda su sombra de plata.
Usted se fugó con mi lira,
también rebuscó mis quimeras,
usando un ropaje de diosa
hurgó en mis rosales de ceras.

3
Muy señora luna nocturna
vestida de galas absurdas;
usted se excedió de luna,
detuvo mi sol de aventuras
rasgando el zodíaco en mi piel
y deshizo mis citas a oscuras.

4
Usted se invitó a sí misma
en las festivas bodas arcanas  
donde danzaban en armonía,
musas y gnomos;
querubes y hadas
y usted por convite ofreció
migajas de sombra enemiga
y el fúnebre canto melancolía.

5
Señora luna que no envejece,
que siempre se pinta desnuda,
que lanza su estela inmediata
al río profundo dulce del alma;
usted se excedió de luna.
¡Que pena me da,
señora luna sin alba!

6
Permítame,
señora luna ¡tan mágica!,
lanzarle esta noche,
el sol en su cara.
Sepa que guardo
en mi almohada de sedas
una reserva
de lluvias doradas
y a esta fiesta nocturna
de areytos y sambas,
que casi comienza,
¡usted no se invita,
señora profana!

7
Tengo el silencio,
atado en mi cama
y tengo la noche,
despierta en llamas,
también el secreto
callado de Venus
sílbando pasión a mi espalda.
Esta noche, el reloj se detiene;
dos almas gemelas,
se encuentran y aman.
Se unen a ellos,
querubes, ninfas,
gnomos y hadas,
que ¡cantan y danzan!

8
¡Así que, señora luna de siglos!
recoja el pesar en su falda;
porque usted s
e excedió de luna
¡con tanta tristeza,
con tanta nostalgia!
y en esta noche
de fiestas y galas
(que casi comienza)
usted se retira
¡y se marcha de casa!


Miriam Ramos Ramos
Counter