Bienvenidos

Destino Cruel



Eres feliz… y me alegro.
Te vi una vez con ella
juntos iban muy felices
tomados de la mano;
y no ocultan su alegría,
porque están enamorados.
Eres feliz… y me alegro
haz logrado otra conquista
y te sientes agraciado.
¿Como es ella? me pregunto
Dulce, tierna y amorosa
buena amante y consejera
y creerás, que tal vez ingenua.

Eres feliz… y no me extraña
tus caprichos de conquista
nunca dejas al azar
te decides al instante
cuando quieres cautivar;
no te importa la desdicha
que dejaras tiempo atrás.
Eres feliz y te complace,
no te importa nada más

Ahora anda, ve y dile a ella
que por siempre la amarás
que no vives sin sus besos
que sin ella, nada es igual;
que tu vida ya le pertenece;
que serás de ella, hasta el final.
Anda, ya de prisa, ella espera,
silenciosa, muy pasiva,
como aquella hermosa tarde
que cruzó por tu camino,
muy coqueta al caminar.

¿Que no sabes que la vida
te sorprende a veces
y el destino te hace muecas
y se burla sin piedad?
¿Que en el juego de tu vida
con tus aires de conquistas
siempre presumido
crees tú que triunfaras?

Anda ve y dile… ella espera
muy paciente y decidida,
y sin lágrimas, seguro
esta vez ella te dirá:
-¿Que tal amado? Te esperaba;
ven acércate, no tardes más,
que la noche está serena,
las estrellas y la luna
nos vigilan e iluminan-
(de seguro que sonreirás)
Ven, que la noche es larga
y placentera...
y ella entonces de
tu boca escuchará:
Tus palabras amorosas
a su oído susurrar,
que la quieres, que la amas
esas y otras tonterías más;

Entonces el destino cruel
al instante tú descubrirás
cuando ella sonriente,
muy pasiva y decidida
a tu cara te dirá:
-Mentiroso y farsante,
solo he sido un capricho
en tu vida y nada más;
Me lo ha dicho ella,
esa a la que hace poco
le juraste siempre amar;
Me lo ha dicho todo
y le he creído,
solo juegas al azar.
-No entiendo-
tembloroso le dirás.
-Es inútil, no me engañas
puedes ya marcharte-
luego te dirá:
-Para ser tu flor de un dia;
que muy pronto se marchitará
prefiero ser gaviota libre
y volar, volar, volar-

¿Eres feliz?  No, ya no lo creo.
La ruleta del destino
te lanzó sus flechas al azar,
solo y derrotado, dime ahora
ex-amado mio:
-¿En qué brazos te refugiarás?



Miriam Ramos Ramos
10/05/2018
Mis Poemas - Miriam Ramos
Counter