CIELO Y TIERRA
(en recuerdo a mi hermano
Ismael 1940-2002)



1
¿Acaso el cielo y la tierra,
en vano al hombre avisan?

2
Desde los más profundos
vacíos terrenales,
emerge poco a poco,
descalza y sin ajuares
la doncella del silencio,
avisando su semblante.

3
-Allá en los altos aposentos,
también anuncian ángeles,
la llegada permanente,
de un huésped habitante-

4
Cielo y tierra se silencian,
...pero es tan sólo un instante;
en cuestión de horas celestiales,
tocarán  trompetas:
¡Serafines, Querubines, Potestades!

5
-Ella asoma su silueta,
¡en un fugáz silencio terrenal!,
(Emerge cual gaviota apresurada
de un ancho turbulento mar),
desforra el velo de su frente,
y lo lanza hábilmente,
en su destino de atrapar,
¡los últimos alientos del mórtal!-

6
Allá en los cónfines siderales,
las cortes celestiales se apresuran,
y se lanzán en olímpicos esfuerzos,
ángeles valientes y dispuestos,
cumpliendo su misión divina
en guiar, hacia el celestial camino  
a un nuevo miembro espiritual.

7
-Ella se sumerge nuevamente
silenciosa y pequeñita, ¡fugaz!,
al terrestre abismo sepulcral,
donde la tierra grita a los confines
-el mandato de la voz divina-
“del profundo sueño, ahora,
¡DESPERTAD!.

8
¿Acaso el cielo y la tierra,
en vano al hombre avisan?


Miriam Ramos
Home / About / Banners / Menu / Mapa
Mis Poemas - Miriam Ramos