A los Pies del Cristo


1
A los pies del CRISTO estaban
todas las Marías juntas;
Su Madre, la Santísima,
María Bienaventurada;
y la que ungió sus pies aquel día,
que María Magdalena se llamaba;
también la hermana de su amigo Lázaro,
al que una vez con autoridad del PADRE
por amor de amigo, EL resucitara;
y otras tantas mujeres que
también las acompañaban;
A sus pies todas ya reunidas
lloraban con tristeza
al MAESTRO, muy desconsoladas.
El dolor de madre, el de amigo
y el de hermano, todos se juntaban;


2
¡Que tristeza! de aquel viernes
cuando al CRISTO en el Gólgota
(por nuestra SALVACION)
y cumpliendo LA PALABRA
sin piedad alguna, ¡otros lo crucificaran!


3
Allí estaban las Marías:
la Santísima,la de Lázaro,
y la de Magdala;
llorando sin consuelo al MAESTRO,
quien, a pesar de su dolor,
desde su cruz dulcemente las miraba.

4
Las nubes de los cielos
aquel día se nublaron…
y los montes y las piedras
temblaron y rodaron,
cuando EL CRISTO
allí desfallecía;
y al DIOS PADRE
extendía EL sus brazos.

5
Entonces se rompió para siempre
el velo de los tiempos,
y fue el CRISTO antes y después
al tercer día de su muerte
¡como EL lo prometiera!
en cuerpo y alma
con PODER y GLORIA
¡ya RECUCITADO!

6
Allí estaban las Marías:SU madre:
la Sierva del SEÑOR,
María Magdalena,
y la de Lázaro hermana;
todas muy desconsoladas,
y también sus amigos y discípulos,
los que siempre le acompañaban;
a los pies del CRISTO.
todos se arrodillaban.

7
¡Qué tristeza de aquel Viernes
cuando al CRISTO lo crucificaban!
¡Oh María! ¡Gracia Plena!
¡Oh María tan desconsolada!
¡Que dolor intenso!
en tu pecho abrigabas;
derramando, esas lágrimas amargas;
ese tu dolor tan grande
al de nadie se compara;
por eso es mi ruego,
mi súplica y deseo,
¡Oh Bienaventurada!
acercarme junto a ti;
frente al CRISTO, al MAESTRO,
al DAVID,el JESUS de Galilea,
el MESIAS prometido
el niño del Pesebre
que en Belén allí arrullabas;
y contemplar con tu silencio;
ESE ROSTRO QUE NOS AMA.

8
Allí están y estarán
todas las que un día,
con fervor y devoción
le sirvieron y lloraron;
las que lo siguieron aquel día
VíaCrucis del Calvario;
a pesar del tiempo transcurrido;
(siglos han pasado)
el tiempo se detiene
dejando que mis pasos
lleguen a los pies
del Maestro BienAmado;;
y con ternura humildemente
pueda CONTEMPLARLO.

9
Muerte y Vida Eterna,
SU PASION y
después RESUCITADO,
¡Que Divina tu Promesa,
el que LLEGA a TI;
por tu GRACIA perdonado.

10
... y en la cruz estás y estarás
con tus brazos extendidos
día a día perdonando
los que acuden,
(como aquellas santas y devotas;
sus discípulos y amigos)
a los pies del CRISTO
¡a meditar y contemplarlo!




autora;  Miriam Ramos Ramos
Counter
Mis Poemas - Miriam Ramos